Don’t waste your precious time!

The more you want it, the longer you are willing to stay in pain. It’s simply the determination to conquer the thing, we can’t reach no matter how hard we try. It took me 59 years before I gave up. I prayed and I cried. I asked God the “why’s.” Nothing ever changed. Some desires are just not to be obtained. I paid my dues. I put in the work. I’m done! I’m finally at peace. Lo Que será, será! Just as simple as that. Good is working something in you and out of you. I’m waiting on him in perfect peace!

I Remember my Dad!

I miss you!

You went to Heaven. To the place, we will share one day for eternity. The home we did not have together when I was young and innocent. One day I will experience living with my dad for the first time and forever.

My days will not be sad, nor will I have to cry for you like when I was a child. I only wanted to know who you are. I will tell everyone that I had what they have, a dad!

In my younger years, I missed you terribly. I am glad for the day you came to meet me. I was thirteen, a skinny and scared child.

Driving the almost thirty-five miles was not as terrible or scary as you thought. My grandfather was not even present to complain. Everyone welcomed you with open arms, even my stepdad.

That early afternoon I saw a white Cadillac approaching. Or was it a Town Car? I was too young to recognize the difference. I hid for a while. I knew in my heart that car brought to me, my dad.

I do not know how I knew. Things of the Spirit that dwelleth in me since I was noticeably young? He is still with me, my comfort, my counselor.

For the first time, I will see his face. Do I look like him or just like my mom? I loved you from the moment I saw you. Your eyes told me how excited you were to see me, or was it that you remembered the old romance you had with my mom? Who knows, the heart is complicated. It could have been a combination of feelings, that is all.

Thank you, dad. You showed up and share with me a little bit of what others have for a lifetime. I remember my Quinceanera. You made me feel incredibly special.

One day in the future, we will be together forever. We will have a HOME. A home like the normal kids have. That is how I felt through the years. Different, unwanted, unfit to be a part of that family, except for my loving stepdad.

It is a terrible thing to bear. Fathers pay attention. Your child may be suffering silently in your absence.

Pasado Pisado

¿Cuantos cuentos podemos contar de los altibajos que la vida nos ha brindado? Sin mucho esfuerzo nos desesperamos porque no podemos borrar de nuestra mente los cuentos más dolorosos de nuestro pasado.

Es que esos sucesos dolorosos nos hicieron en nuestro ser más estragos que los momentos que alguna vez disfrutamos. Suele ser de esta manera para muchos que se quedan detenidos sin poder perseguir su destino. Para otros son los peldaños que con angustia los llevan hasta la anciana cima de la colina.

“Pasado Pisado” dice un refrán que por ahí oí decir. ¿Será tan fácil como cambiarse el calzado o es que debemos ponerle más empeño? Un paso, uno más y verás como aquello que te robó el sueño es ahora solo un recuerdo que duele pero que no te estanca.

Que te perturba la mente de vez en cuando pero no te desaparece los deseos de forjar una mejor vida para ti y los retoños que te dio o te dará la vida. Porque mas triste que aquella herida es ver pasar los años sin vencer aquella historia que una vez te robó la autoestima.

Esfuérzate y se valiente, ármate de valor y a pasos cortos, quizás con pereza y muchos estragos pon tu mirada en las bendiciones que Dios desde un principio para ti designo.

Esas bendiciones son tuyas, reclámalas sin pena porque con tu Nombre, El las creó y a ningún otro nombre ellas responden.

WHILE YOURS MANIFEST!

Nothing is more selfish than raining on someone’s parade. Not only learn to celebrate others like it is your accomplishment but help them to get there sooner. Anyone who is faithful in the little things will receive his portion in due time.

Nada es más egoísta que llover sobre el desfile de alguien. No solo aprenda a celebrar a los demás como si fuera su logro, sino que también ayúdelos a llegar antes. Aquellos que son fieles en las pequeñas cosas recibirán su porción a su debido tiempo.

BE FAIR!

We can be guilty of hurting innocent people when we make them the target of our anger.

I was recently discussing this issue with a young mother in my family. I told her that youth brings with it the energy to engage in unnecessary rivalry and hatred.

Maybe, is the hormones in an uproar; who knows. In short, it won’t be until very late in life that they will realize how ridiculous it is to keep the flame of discord alive.

In the meantime, we are the targets of their ignorant confrontations that lack any shred of evidence about the reason to be mad.

May God help us because, with these conflicts, we affect not only the adults in our family but also innocent children.

Podemos ser culpables de herir a personas inocentes cuando las convertimos en el objeto de nuestra ira. Recientemente estuve discutiendo este tema con una joven madre de mi familia. Le dije que la juventud trae consigo la energía para participar en una rivalidad y odios innecesarios.

Tal vez, las hormonas están alborotadas; quién sabe. En resumen, no será hasta muy tarde en la vida que se darán cuenta de lo ridículo que es mantener viva la llama de la discordia.

Mientras tanto, somos el objeto de sus confrontaciones ignorantes que carecen de cualquier prueba sobre la razón para estar enojados.

Que Dios nos ayude porque, con estos conflictos, afectamos no solo a los adultos de nuestra familia sino también a niños inocentes.

EN VANO TE ESCONDES

Alguna vez todos tuvimos una idea errónea de la definición de la felicidad. No la busques mientras el tiempo pasa y ella no llega.

¡Un día en las riberas del rio del que solo yo me acuerdo!


Esperé por ti hasta que un día se esfumó la esperanza de que llegaras a mi vida. Te anhelaba desde que entendí que das color a la vida, pero pronto realice que eras solo un espejismo, un sueño en mi cabeza llena de ideales perfeccionistas.

No estabas en la soledad y los juegos de niña. Corrí tras de ti por caminos y veredas angostos en las llanuras y las bajadas del campo. Pero no di contigo. Solo me consolaban el trino de los pajaritos que parecían haber tenido el honor de tu presencia.

Me refugié en los libros y con la imaginación viajé por países desconocidos buscándote. Había huellas de tu estadía, pero no la dirección a la que te dirigías, había llegado tarde una vez más a tu encuentro. Crucé océanos hasta el viejo mundo, lenguas que nunca habían oído y sonrisas que marcaban tu esplendor me daban la esperanza de que un día también serías mía.

Estuve buscándote en los brazos del amor, pero ellos nunca saciaron la definición que mi mente guarda de ti. Te he idealizado quizás. Esos encuentros hicieron más profundo mi dolor y la necesidad de que llegaras a mi corazón. Aquellos momentos me provocaron una terrible desolación, vergüenza y depresión. 

Un día te busqué en la familia que tenía, pero estaban muy ocupados para compartir lo que tú les habías regalado. Miraba sus rostros llenos de ti mientras compartían cada día. Me provocaba celos su complicidad, entonces una vez más me llenó la soledad, el dolor y la confusión. Parece que no tenían de ti lo suficiente para convidarme al delicioso banquete que tú les proveías.  ¿Acaso no había lugar para que me invitaran a degustar de tus manjares? 

Se acerca el ocaso de mi vida y te busco en la pintura, la escritura, los pocos amigos y la vida que escogió nuestro Creador. Por alguna razón  nada parece ser suficiente, sigo en vela cada noche a ver si apareces de repente. 

Te busco en la divinidad y aunque sé que ahí tampoco estás, me lleno de gozo. Recién entendí que tú solo duras muy poco. Desapareces de repente cuando la realidad de la vida te quita la careta y te muestra tal cual eres. Efímera.

Eres pasajera y confundes a los que te buscan dejándolos con promesas incumplidas. La realidad de tu propósito en nuestras vidas nada tiene que ver con el sueño que de ti forjamos. Eres como el vapor de la mañana que dura hasta que la luz del sol la acaricia. Frágil y mezquina. Solo compartes con un grupo selecto.

Ya entendí que solo el gozo que viene de Dios nos da una esperanza que perdura
Ya no te busco, no sigas escondiéndote en vano, FELICIDAD.❤️

Espera en Dios y en su tiempo perfecto.

¿Es bueno compartir ideas?

Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” proverbio Africano

Nuestra sociedad vive bajo el deseo de adquirir, de poseer y de competir. Últimamente se ha desarrollado un nuevo interés, el de compartir, se hacen intercambios y se colabora en diversas áreas. Las redes sociales hacen viable esta última moda.

Recuerda que otros ya labraron el camino que te facilitará llevar a cabo tu aventura de negocio o desarrollar algún interés. Se piensa que compartir ideas nos robará reconocimiento, pero estamos muy lejos de la realidad. El intercambio de conocimientos te llevará a descubrir la variedad que existe de tu idea central. Esta variedad de ideas se encuentra en el razonamiento particular de tus colaboradores. Esto es posible gracias a la visión y experiencia personal de cada individuo.

 Tu propio razonamiento y oportunidades de expansión a los proyectos están basados en el margen estrecho de las experiencias que hayas vivido y la capacidad que hayas obtenido. Lo mismo pasa con profesionales en diversas áreas. Cuando la diversidad de opiniones y conocimientos chocan, también se multiplican y se expanden. La clave para una amplia visión, creación y ejecución de tu idea está en compartirla.

  1. Expón tu idea con claridad.
  2. Escribe tu idea para una clara visualización.
  3. Usa todas las herramientas disponibles que te faciliten el desarrollo del proyecto.
  4. No te desanimes con los altibajos.
  5. Pregunta, indaga, prepárate. No hay peor pregunta que la que no se hace, cliché, pero muy cierto.
  6. Rodéate de personas en las que confías, que son capaces y están listas para ayudarte.
  7. Date el tiempo necesario para culminar en el resultado deseado.
  8. No desistas a menos que lo hayas intentado todo.
  9. Cambia, modifica o deja ir esa idea si está trayendo negatividad a tu vida.
  10. Comienza de nuevo con otra idea si es necesario.

Igualmente es cierto que los seres humanos sentimos la necesidad de compartir. De ahí el auge de las diversas plataformas.  En la red cibernética encuentras una diversidad de opiniones. Algunas nos parecerán ilógicas y un poco desajustadas, y está bien. Eso se basa a nuestra propia forma de razonar, nuestras vivencias y valores. Todos queremos ser escuchados, tenemos necesidad de atención. La necesidad de contar tu historia es parte del ser humano. No queremos llorar en soledad. Una pena compartida es más fácil de sobrellevar, especialmente con amigos que enfrentan la vida con positivismo.  ¿Qué valor tienen todos tus logros cuando no hay con quien celebrarlo? ¿Te ha pasado alguna vez? Espero que no. Fíjate en los niños cuando aprenden a correr la bicicleta sin las ruedas de entrenamiento o sacan la pelota del campo. Su primera reacción es celebrar con sus compañeros y luego con sus padres. En ese orden por lo general.

En resumen, compartir no cuesta nada y puede ser de gran ganancia para tu vida y tus proyectos. Recuerda que debes ser cauteloso a la hora de compartir, escoge con cuidado a quienes serán parte de tu círculo. Mantén tu mente abierta a las opiniones de los demás, siempre reservando el derecho de ejecutar el proyecto en la forma que rinda más beneficios para ti. Cuando hables de tus sentimientos y necesidades personales, recuerda:

  1. Hay cosas que sólo se comparten en familia. No todos aceptaran tus defectos.
  2. Piensa si puedes vivir si tu confesión llega a ser pública. ¿Cómo afectará tu imagen?
  3. Medita en las consecuencias legales y financieras. Asesórate.
  4. No envíes secretos por escrito. Podrías enviarlo a la persona equivocada.
  5. Comparte solo con aquellos que lo hacen contigo. Es la mayor prueba de amistad.

Buena suerte en tu nuevo proyecto, en encontrar con quien compartir y sobre todo en guardar tus más preciados secretos.

“Eres amo de lo que callas y esclavo de lo que dices”

Sigmund Freud

Escoge bien lo que puedes compartir